Nueva aventura

profile
Lo que un día parecía que estaba muy lejano ya va tomando más que forma y, si no existe ningún contratiempo, el domingo 5 de marzo por la noche ya estaré en mi destino, el que será mi hogar durante un año: Molfetta (Italia)

Han pasado ya varios meses desde que me decidí a hacer un Voluntariado Europeo aunque esta idea rondaba por mi cabeza después de haber venido de Irlanda (de trabajar de Au pair) en 2014 cuando también estuve tanteando el marcharme pero por motivos profesionales terminé quedándome -hasta hoy- en mi tierra, Chiclana de la Frontera (Cádiz).

Muchas dudas afloraban por mi cabeza. ¿Cómo es eso de irte de voluntario a otro país? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Es fácil? ¿Puedo permitírmelo? ¿Y si…? Pero al acabar el verano de 2016 tenía claro que quería cambiar un poco mi estilo de vida y hacer uno de mis sueños realidad, volver a salir y vivir una experiencia en el extranjero que seguro no me defraudará, salir de mi zona de confort y dar un paso hacia delante en búsqueda de otros proyectos, vivencias y lo que siempre me ha gustado ‘conocer mundo’. Así que ¡manos a la obra! Al principio el momento de la búsqueda puede parecer un cacao, ¿por dónde empezar? No me voy a extender en cada paso ya que existen páginas donde explican todo a la perfección y yo prefiero dar mi punto de vista, expresar mis sentimientos y dar algunos consejos. Así que aquí os dejo un link para que sepáis en qué consiste exactamente el voluntariado europeo. 

También existen páginas donde aparecen los proyectos con su respectiva descripción y donde puedes ir filtrando por país o tipo de proyecto (según tu interés). Además, hay varios grupos de Facebook (EVS vacancy, EVSBOOK, entre otros) sobre este tipo de volunatariados que se actualizan constantemente. Sinceramente, creo que es lo más eficaz.

Ante todo, he de decir que tienes que tener mucha paciencia pues, cada vez son más las personas que se interesan por el VE, y seguramente, antes de dar con ‘tu proyecto’, tendrás que hacer diversas entrevistas para diferentes proyectos. Pero de todo se saca algo positivo, también de las entrevistas porque te sirven para prepararte también para otras.

Así pues, en octubre descubrí a Acción Balear (entidad de envío) y el proyecto en el que me interesé que tendrá lugar en Molfetta, (Italia). En noviembre hicimos las entrevistas y tuve que esperar hasta final de diciembre hasta que me dijeron que el proyecto estaba aprobado. Aunque en todo este tiempo también hice otras entrevistas para otros proyectos por si al final este no se aprobaba. De hecho, al final tuve que decidirme entre este y otro en Polonia que tuve que rechazar. Oportunidades hay.

 He de decir que las dudas afloraron de nuevo pero finalmente pudo lo que siempre quise y en menos de una semana les di mi respuesta definitiva.¡Sí! A partir de ahí la preparción tanto con la entidad de envío como con la de recibida. La verdad es que en ningún momento me he sentido perdida pues siempre me han respondido con rapidez a mis dudas.

Ya solo me quedan cinco días en Chiclana y, para qué mentirnos, ¡estoy muy nerviosa! Entre las despedidas, la maleta, organizando toda la documentación etc…Pero por otro lado, estoy muy ilusionada, sobre todo, en estos últimos días ya que estoy en contacto con otros voluntarios de Molfetta y con las que serán mis compañeras de piso en la ciudad italiana.

En definitiva, si no estuviese nerviosa, supongo que se perdería la gracia. Todo cambio genera incertidumbre pero la ilusión y la emoción de vivir esta nueva experiencia está por encima de todo. Espero que mi próxima entrada sea ya desde la bella Italia.