¿Quedarme en casa o salir al extranjero?

Se suele decir que cuando de verdad se aprende un idioma es cuando uno se marcha durante un tiempo a un país diferente. Muchos jóvenes para reforzar el idioma van al extranjero en  busca de un trabajo, solicitan unas becas o hacen cursillos para así perfeccionar el nivel del idioma en el que estén interesados. Es entonces cuando uno se obliga a hablarlo y se ve con la necesidad de aprender “a la fuerza”.

Sigue leyendo