Roles diferentes

Hay personas que llegan a tu vida, juegan un pequeño rol en ella y luego se marchan. 

Pues eso. En eso consiste la vida. ¿Habría un lugar para cada una de las relaciones que establecemos desde que somos pequeños? Las personas, al igual que las olas del mar, vienen y van.  Algunas olas rompen enseguida, otras tardan más en romper, unas son altísimas y otras, sin embargo, casi ni te das cuenta de que son una ola  Sigue leyendo

Anuncios

Cosas inexplicables

A veces ocurre que te llevas unos días pensando en escribirle a una persona que hace tiempo no ves pero acabas diciendo “luego lo hago”, “después cuando coja el pc” o “mañana cuando tenga un rato” (aunque en realidad no lleva nada coger un momento el móvil o el ordenador y dar alguna señal). Al final es la otra persona la que contacta contigo por alguna extraña razón y hasta te sientes un poco mal por no haberte adelantado al acontecimiento. Bueno, es la persona, o ves como “señales” que te están diciendo todo el tiempo que debes hacerlo. Suena raro. Pero es cierto.

Le contestas que estabas pensando escribirle ¡qué coincidencia! Pero la otra persona no se lo cree. De hecho, yo no suelo creerme el “estaba pensando en ti cuando…”, “me has cogido con el teléfono en la mano”. Sin embargo, ocurre. A mí me ha ocurrido en varias ocasiones pero me sigue pareciendo algo extraño y, más aún, cuando se trata de una persona a la que no sueles ver, con la que no sueles hablar pero de repente sientes la necesidad de saber de esa otra persona. Pero claro, ya que he esperado unos meses, ¿qué prisas por escribirle justo en este momento? Como si esa persona fuera a escribirme justo ahora… ¡Pues sucede! ¡Va y me escribe! Me ha pasado muchas veces. O, también me ha pasado estar leyendo algo acerca de alguien y de repente, una notificación te llega a Facebook. La etiqueta roja aparece en el mundito (cuánto nos gusta esto ¿eh? Aunque más aún cuando esa etiqueta aparece en el de los bocadillos). A lo que iba. “La notificación”, y es justo esa persona la que ha comentado o dado a un “like” a algunas de las sabias frases que invaden los muros (algunos más que otros :-P).

Esa ha sido una reflexión acerca de las personas. Pero, ¿qué me decís de los sueños? Soñar con una persona y encontrártela al día siguiente, o soñar con algo, algún objeto, alguna situación o alguna conversación y que suceda igualmente al cabo de los días. 

Y, lo último que me ha ocurrido es que, después de haber escrito una historia, ciertas cosas descritas han ocurrido poco después. Vale, quizás no era ganar la lotería pero resulta curioso ver cómo cosas que has escrito, poco a poco se van haciendo realidad. Algunas cosas agradan pero no siempre lo que escribo es positivo y lleno de alegría (por lo general no es así). De todos modos suceden y sientes una punzada en tu pecho. ¿Cómo es posible? Me pregunto. Sonrío cuando empiezan a suceder. No quiero contárselo a nadie porque son historias que no quiero publicar o porque aún no he terminado el relato (quien me conoce sabe que no dejo leer mis cosas hasta que no las acabo completamente).

En fin, son solo situaciones curiosas e inexplicables de la vida pero que te hacen pensar.

share