¿Fin del verano?

Realmente cada día es un viaje así que simplificar el verano en este post va a ser un poco difícil pero lo intentaré. El verano, como siempre, ha pasado volando y sí, digo ha pasado porque ya el tiempo está cambiando y cuando agosto dice adiós para mí el verano se ha marchado (aunque sé que seguirán viniendo días buenos).

Sigue leyendo

Anuncios

Cada cuál decide cómo invertir su tiempo

La mayoría de las veces los planes inesperados son los mejores y es que, planear no siempre conlleva el resultado deseado aunque, a decir verdad, planificar un viaje también te llena de ilusión y felicidad, así no sólo se disfruta los días en los que tiene lugar el viaje sino los días ( o meses) anteriores.

Sigue leyendo

¿Jugamos al escondite?

La mañana del sábado recibí una llamada. Era mi amigo Luis quien había reunido a varios amigos para que jugáramos al escondite. Hacía mucho tiempo que no lo hacíamos por eso me sorprendió aquella llamada. Yo tenía 14 años y ya empezaba a notarme unos kilitos de más; la play station me estaba robando parte de mi infancia y el whatsapp empezaba a eliminar parte de las buenas habilidades comunicativas que siempre había tenido.

Aquella llamada me hizo muy feliz. Mi mejor amigo quería que volviéramos a ser lo que éramos, a hacer lo que solíamos hacer: jugar a poli y ladrón, al escondite, con suerte quizás jugábamos un partido de fútbol o al matar. Me preparé con mis pantalones cortos y mi camiseta del Barcelona. No me importaba que la hora de quedar fueran las cinco de la tarde. ¿A quién le importaba la hora? Por fin, después de unos meses sin ver a mis amigos les vería. Últimamente estaban muy ocupados aunque siempre En línea, no lo entiendo.

Llegó el gran día. Saludé a Susana, Ana, Emilio, Javi, Luis, Enrique y Alicia. Nos dio mucha alegría vernos, nos abrazamos y desde el principio comenzamos a sonreír. Había olvidado qué era reír con tus amigos y contar las típicas anécdotas del colegio. Las más tontas, las mejores. Me sentí vivo de nuevo, rodeado de mi gente, me sentí ridículo por haber dejado de hacer estas cosas durante tanto tiempo. Había olvidado lo guapa que era Susana, su foto perfil no le favorecía demasiado pero no iba a ser yo quien se lo dijera, tampoco a través del móvil, todo se puede malinterpretar. Ahora tenía la oportunidad de decirle lo guapa que me parecía en persona. 

¡Qué mala suerte tuve! Me tocó a mí quedármela. Tampoco quise hacer un drama de aquello, por fin íbamos a jugar juntos. “Uno, dos, tres, cuatro..” A los veinte segundos ya no había nadie cerca. Sabía que me lo iban a poner difícil. Eran chicos muy listos. Miré en los lugares donde pensaba que podían estar pero nada. Debían haberse escondido muy bien. Después de una hora empecé a estar cansado. No veía a nadie. Me había hartado de correr así que decidí entrar en un bar que estaba muy cerca de donde nos habíamos reunido para pedir agua, cual fue mi sorpresa cuando los vi a todos allí sentados mirando hacia abajo. Todos y digo TODOS estaban con sus respectivos móviles y no parecían estar muy cansados. De hecho, no estaban cansados, ni una gota de sudor les caía por la frente. Yo en cambio, parecía que venía de una maratón. Ellos no se percataron de mi presencia hasta que me planté delante de ellos. Luis miró hacia arriba y me dijo: ¡Hombre por fin! Te escribimos por whatsapp para decirte que hacía demasiada calor para jugar. Ana quiso intervenir: Ya os dije que no tenía el doble tick azul.. Al escucharles me sentí totalmente decepcionado. A nadie parecía importarle realmente que estuviera allí o no. Susana me cogió del brazo y me dijo: ¡Por fin estás aquí! ¡Ya nos podemos hacer la foto todos! Javi bromeó diciendo que era muy pesada con las fotos pero después de hacérnosla le dijo que se la pasara lo antes posible para subirla con algún filtro guapo.

Después de aquella mini conversación todos volvieron a agachar sus cabezas y el silencio se hizo en el bar, yo había olvidado el vaso de agua. Les miré detenidamente y me encogí de hombros. Quizás ellos tan solo eran víctimas de la sociedad, igual que yo, y ya era tarde para cambiar nuestros hábitos. Solo me quedaba una cosa por hacer, o al menos, así pensaba entonces. Me di la vuelta sin decir nada más y me marché a mi casa, en el bar no tenía la herramienta estrella para estar al día: mi móvil estaba en la mesa de mi dormitorio.

Roles diferentes

Hay personas que llegan a tu vida, juegan un pequeño rol en ella y luego se marchan. 

Pues eso. En eso consiste la vida. ¿Habría un lugar para cada una de las relaciones que establecemos desde que somos pequeños? Las personas, al igual que las olas del mar, vienen y van.  Algunas olas rompen enseguida, otras tardan más en romper, unas son altísimas y otras, sin embargo, casi ni te das cuenta de que son una ola  Sigue leyendo

Llegó la hora

No voy a ser menos que el resto ni más que nadie. Pero es algo que siempre he hecho y que seguiré haciendo. A dos días de cumplir 25 tengo poco que decir, pues mi vida siempre ha estado plasmada aquí en mi blog para todo aquel que quiera seguir mis hazañas y leerme. Al mismo tiempo, también tengo mucho que agradecer. 
Sigue leyendo

Rylane

Hace poco más de seis meses llegué a Rylane, un lugar pequeño, perdido entre llanuras y montañas. ¿Pueblecito? No sé si quiera si llamarlo de este modo. Dejémoslo en “un lugar aislado”. Rylane tiene otro color ahora, quizás es porque estamos en primavera, todo está florecido lo cual hace el paisaje mucho más bello. Diferente, es la palabra que describiría mi vida aquí. Muy diferente. 
Sigue leyendo

Nuestro Crucero

Nervios, ansias, emoción, alegría, felicidad… Algunas palabras que definen lo que sentíamos hace un año a tan sólo un mes de nuestro crucero. Es inevitable que en estos días recuerde esa gloriosa semana donde la felicidad radiaba por cada rincón del Gran Celebration. Hace un año hablábamos de la ropa que nos llevaríamos y de con quién estaríamos en el camarote. Hoy nos quedan esos maravillosos recuerdos. Sigue leyendo

San Patricio

Día 17 de marzo. San Patricio. Estando en la República de Irlanda no podíamos faltar a nuestra cita en Dublín y, aún con más razón, si nuestra amiga Noelia andaba por allí.  Una fiesta grande que los irlandeses celebran por todo lo alto. Aunque no sólo los irlandeses, puesto que esta fiesta se ha extendido por muchos países tiñéndose el verde por todos ellos.   Sigue leyendo