Balance del 2015

Ya iba tocando hacer un balance del año y dar un paseo por mis recuerdos desde que empezara aquel 2015 que está a punto de despedirse y dar la bienvenida a un número par, aquellos que tan poco me gustan.

El año no me podía haber dado una mejor bienvenida. Lo cierto es que no. No me gusta el día de mi cumpleaños, el día de la resaca que pocos tienen ganas de celebrar (yo incluida). Pero 2015 iba a ser diferente, una peculiar felicitación por mi cumpleaños gracias a dos personas que tanto quiero (Mj y María) y que a día de hoy sigo enseñándola cuán quinceañera (pero con diez años más). Unos dibujos made by Mj con los que poco a poco iba deduciendo lo que querían decirme. Un dibujo de un bebé con pañales que pronto reconocí (Mi Rian), mi bebida favorita (la sidra de fresa y lima), la casa Azul (donde viví casi nueve meses), una vaca pastando (mi vecina), unos billetes de avión (rumbo a Irlanda). Ya me iba percatando de lo que estaba sucediendo. Una felicidad enorme. Idea en la que coincidieron mis padres y Mj. Ellos saben dónde encontrar mi feli11060040_10208154740532552_4599802226436772442_ncidad.

También en el mes de enero tuvimos una escapada Pablo y yo a Ronda para pasar un magnífico fin de semana en pareja. Esos viajes que hay que hacer cada cierto tiempo para escapar de la rutina y pasar tiempo con la otra persona. Una escapada de verdad para aislarte de todo, conocer nuevos lugares y dedicarnos más tiempo a nosotros.

A finales de enero y principios de febrero hicimos posible aquel regalo que Mj plasmó en los mejores dibujos que jamás he recibido. Destino: Dublín. No voy a describirlo ya lo hice en otra entrada quien quiera aquí la tiene pero sí que voy a decir que ha sido uno de los mejores viajes que he hecho en la vida. Solo Mj y yo. Creo que no hay otra persona con la que pueda tener más afinidad que con ella (esto sólo se dice una vez al año y se olvida). Deberíamos hacer un viaje así cada poco tiempo. Lo pasé increíblemente bien. Aún al recordar aquel viaje me recorre un cosquilleo por el estómago, NERVIOS, porque volvería a ver a mi familia irlandesa. De verdad, en el camino de Dublín a Cork estuve muy nerviosa. Esos abrazos, esas sonrisas, mi pequeño irlandés, mis hermanas irlandesas…Mejor me detengo aquí.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como lo describí en aquel momento aquello fue un kit kat en mi vida, una burbuja de ensueño de la que no quería salir pero bien sabía que en algún momento tenía que poner los pies sobre la tierra y seguir tomando decisiones acerca de mi vida, sobre qué rumbo quería tomar. Ha sido un año confuso en el que la incertidumbre se apoderó de mí en más de una ocasión. Estudiar un master, hacer cursos, irme a Madrid o a Inglaterra mejor, hacer un voluntariado…Y me paro aquí de nuevo. Lo tenía decidido. Era algo que quería y subrayo, QUIERO y NECESITO hacer. A veces siento la necesidad de hacer algo y debo hacerlo pues esa es una espinita que tengo ahí clavada y estoy segura que haré (está en mi lista sobre las cosas que hacer). Nuevas experiencias para llenar mi vida. Conocer mundo. No podía haber elegido otro título para mi blog, para mi vida.

11822735_10207946295761563_213379111940391141_nTambién he de agradecer las prácticas y el trabajo que no me ha faltado desde verano y de periodista. Ahí conocí a grandes personas de las que aprendí y sigo aprendiendo cada día y no sólo por los compañeros que me han tocado que son maravillosos (tele y periódico), también hablo de aquellas personas con las que he tenido el gusto de toparme para entrevistarlas. Reportajes que me han hecho ser más consciente de algunas situaciones y ver que hay muchas personas buenas en el mundo que tratan de hacer un bien por los demás sin esperar nada a cambio, tan sólo sienten la satisfacción de hacerlo y ver sonreír a otros. Con estas cosas te das cuenta de que puedes hacer mucho más o mejor dicho, que no somos nadie.

También tengo que decir que es complicado tenerlo todo (o ser consciente de que no puede ser) y que es muy difícil estar 100% satisfecho con tu vida. Inconformista, lo sé. Pero el ‘y si estuviera allí en lugar de aquí, haciendo esto en lugar de aquello’ es algo que siempre ha estado, sigue estando y estará muy presente en mi vida. Aún tengo muchas cosas en mi cabeza, muchas cosas que quiero hacer… Pero en resumidas cuentas, he de agradecer todo lo que me ha acontecido este año, agradecida por las personas nuevas que he conocido y por los que continúan a mi lado que aún han decidido permanecer cerca.

¿Qué espero para el año que viene? No hacer planes. Actuar.

11949428_10208154744772658_1183123470498823734_n

Anuncios

Un pensamiento en “Balance del 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s