Dos de Noviembre

Como cada 2 de noviembre solía ir la cementerio para hablar con Amelie, mi novia. Ella había fallecido hacía seis años por lo que, desde entonces, había tomado por costumbre ir en este día. Este era el día que comenzamos a salir así que sentía que se lo debía. Teníamos que estar juntos en esta fecha tan señalada. Solía ir por la mañana, lloviese o no y me pasaba las horas allí con ella. Le contaba lo que había hecho día tras día durante ese año, incluso si había estado con otra persona aunque a esto nunca le daba demasiada importancia. No quería estar con nadie. Sólo con ella.

Llegaba por la mañana y me sentaba junto a su lápida. Me metía la mano en el bolsillo y sacaba unos papeles. En esas cuartillas escribía cada día lo que había hecho para no perderme ningún detalle y así podérselo contar posteriormente a ella. Sabía que le encantaría escucharme. Se lo debía. Solíamos hablar mucho y siempre le decía que tenía un don. El don de saber escuchar. Lo hacía mucho mejor que yo. A veces yo no paraba de hablar, de indignarme por mi mierda de trabajo y ella siempre tenía las palabras perfectas y el abrazo oportuno para consolarme. Cuánto la quería. Preparaba un picnic con comida para dos aunque solía sobrar su parte (y digo solía porque a veces me la comía yo).

DSC_0174

Quien se fijara en mí podría pensar que era un loco obseso, un perturbado, alguien que jamás pudo superar la muerte de su pareja. Y así podría ser pero no me importaba lo que pensara el resto del mundo. Yo hacía lo que sentía. Si ella estuviera viva sabía que nos iríamos al parque a comer y celebrar nuestro aniversario juntos y volvería a ver esa sonrisa que la hacía tan especial.

Un día pasó algo extraño. Llegué a su lápida y había flores en el lugar que siempre las ponía yo. En esta ocasión iba por la tarde, me había entretenido esa mañana pero ¿quién me había adelantado? Su familia me respetaba y sabía que esta fecha era para mí por lo que descartaba a sus familiares. Aquello me mosqueó. Cogí las flores que se veía que estaban recién puestas y las retiré con sumo cuidado. Coloqué las mías. Más rojas, más vivas o, al menos, así lo creía yo.

Me arrodillé para hablar con ella pero en esta ocasión una nube blanca pasaba por mi cabeza. Por primera vez en estos años no sabía qué decirle o, mejor dicho, no tenía qué contarle. En ese momento, encontrándome yo traspuesto oí unos pasos, ¿quién se dignaba a venir ahora? Miré hacia atrás y escuché unas voces “No entiendo por qué. Él tendría que estar aquí con nosotros.” Oía sollozar a una voz familiar. Alguien trataba de calmarla. Entonces, cuando por fin pude verla me di cuenta de que eran mi madre y mi hermano. No me veían. Quería hablar con ella, decirle que estaba delante suya pero ninguna palabra salía de mi boca. Mi cerebro estaba bloqueado. “Hijo, te obsesionaste, no fuiste el culpable de su muerte aunque así te lo hicieran creer. Yo sé que fuiste inocente”. No daba crédito, entonces miré mis manos ensangrentadas y me di miedo de mí mismo. ¿Qué había hecho? “Te culparon de asesinato pero Dios sabe que no es verdad. Tú, mi hijo, eres inocente”. Me llevé las manos a la cabeza y entonces miré a donde mi madre dirigía sus palabras: a mi propia tumba. “No, no, no”, pero la negación sólo se repetía en mi mente. Yo no podía haberla matado, yo la quería. Quería abrazar a mi madre pero no era posible, había como un cristal entre nosotros que nos separaba. Entonces miré el árbol que yacía frente a nuestras tumbas. Reconocí mi letra en la inscripción que había en el tronco “Tuve un sueño revelador, yo lo hice. 2 de Noviembre” y, a continuación, tuve un flashback. Me vi a mí mismo ahorcado en el mismo árbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s