Llegó la hora

No voy a ser menos que el resto ni más que nadie. Pero es algo que siempre he hecho y que seguiré haciendo. A dos días de cumplir 25 tengo poco que decir, pues mi vida siempre ha estado plasmada aquí en mi blog para todo aquel que quiera seguir mis hazañas y leerme. Al mismo tiempo, también tengo mucho que agradecer. 

2014 comenzó mucho mejor de lo que esperaba. El cambio se produjo principalmente porque estuve viviendo en Irlanda ocho meses. Me fui en octubre de 2013 y volví en junio de 2014. Una gran experiencia que siempre estará muy presente en mi vida y por qué no, en mi corazón.

Este año no ha pintado mal, he estado en el extranjero con una de mis mejores amigas, conocí a la mejor familia que me podía haber encontrado y a buenas personas por el camino, mejoré mi inglés y fue una experiencia que recomiendo gratamente a todo aquel interesado en conocer mundo. En Irlanda se quedó una parte de mí pero, por otra parte, también me llevé yo unos 20131013_140956grandes sentimientos de la Casa Azul.

Londres fue otro punto de reencuentro con mi novio, mi amiga, su novio y su hermana. Uno de los mejores viajes que he realizado. Tenía mucha ilusión por conocer esta1926745_10203743803141874_1837696874_n magnífica ciudad y superó con creces mis expectativas. Irte fuera hace que quieras seguir conociendo otros lugares, otras culturas, seguir aprendiendo. La vida es eso, un continuo aprendizaje. También mencionar el viaje de mi madre y hermana (y familia de María) a Cork para visitarnos. Días que se agradecieron. Si yo era feliz allí, ¿por qué no compartirlo con mi familia?

Mis ansias por conocer otros países no hacen más que aumentar y si, encima, pudiera unir eso a mi profesión y a mi pareja, entonces sí que sería la más feliz. Quizás a esto último estarían vinculados mis deseos de 2015 aunque ahora en mi cabeza existan muchos pensamientDSC_1227os donde, en algún rinconcito, podría estar la llave de todo. Meses de replantearme todo.

Decir adiós a aquel país tan verde me produjo una tristeza enorme. Han pasado ya seis meses y mis sentimientos siguen intactos. Mi amor por aquel enano siempre está muy presente en mi vida (y en la pantalla de mi móvil). Cuánto agradezco a Internet y, sobre todo, a las redes sociales, su aparición. Gracias a ello podemos estar en contacto y saber los unos de los otros.

Agradecimientos

Decía que tenía mucho que agradecer, claro que sí, a ellos por aquel recibimiento y por tratarme como me trataron. Pero sobre todo, debo agradecer todo a mis padres, quienes me han apoyado siempre y ayudado para hacer las cosas que quiero. En ellos está la base de todo.

Y, ¿qué decir sobre la amistad? A pesar de la distancia, de algunos momentos un poco más tensos, de etapas sin hablarme con algunas personas, de sentirme reemplazada en alguna ocasión, ahí siguen los que deben estar, los que en algún momento creí perdidos y los que están pendiente del grupo de whatsapp para salir donde sea. Ya no somos los adolescentes que quedaban cada fin de semana, lloviera o tronase en un parquecito. Esos tiempos pasaron. Pero de aquel parque me llevé a algunas personas, algunas con las que me sigo riendo a día de hoy recordando cada momento vivido. Personas con las que compartí muchísimo y a día de hoy me siguen conociendo y sabiendo que mi sueño sigue siendo ir al Golden Gates. Personas con las que me siento muy cómoda al sentarme y tomar cualquier cosa (no se puede decir de todos). 

He escuchado y leído mucho sobre la amistad. Hay estudios que dicen que los mejores amigos son los que hacen durante la infancia, alguna profesora me dijo que sería en el instituto, y otros estudios dicen que en la Universidad. No voy a quitar ni a dar la razón a ninguno de ellos. Este es mi caso particular y hay un poco de todo y un poco de nada. La10639447_10205851083742572_8263469200361748519_n vida da muchas vueltas y al menos, a día de hoy, me siento bien con lo que tengo. Ya no puedo ver a todos tanto como quisiera, la distancia es algo que cada vez está más presente con más personas, pero al menos sé que el reecuentro será agradable.

Por otra parte, sí que hay una persona que ha estado en todas esas etapas a mi lado. Y esa es MJ, mi hermana. Desde que “me di cuenta de que existía” ha estado ahí siempre, para lo bueno y lo malo, para los enfados, llantos, meriendas, salidas, fiestas… Eso es lo bueno de tener una hermana. Siempre está. Nos enfadamos a veces, claro, somos hermanas. Pero con los hermanos somos menos orgullosos creo yo.

Recuerdos

En verano escribí un post acerca de las cajas de recuerdos. Cajas que yo misma hacía y guardaba en ellas la mayor de las tonterías. Cosas que dejaron de tener sentido para mí. Ayer me regalaron una caja de estas, fue una de esas amigas que da gusto reencontrarse y que, ahora, sé que será de las que estará ahí. No solo por el regalo que para mí significó bastante, sino por lo que sentí al estar junto a ella.

DSC_1157Estas Navidades ha habido otra cosa que me ha hecho muy feliz y ha sido que mi prima, su marido y su pequeño vinieran de EE.UU. No sé qué tengo con los niños pero este pequeño también me va a dejar un poco tocada. En unas semanas se ha ganado mi corazón. Ya son dos pequeños...

Ellos hicieron que nos reuniéramos toda la familia (y más) en un día especial. Además, mi abuelo está a punto de cumplir los 102 años. No mucha gente puede presumir de ello. Nosotros estamos muy orgullosos de él. Y seguro que mi abuela estuvo en algún lugar presente en aquella comida al igual que lo estaría mi tío Antonio, el padre de “la americana”. 

Y, en estas fechas, no puedo dejar de acordarme de mi otra abuela. Con ella la Navidad cobraba un sentido diferente, de unión, familia. Echo de menos esas reuniones y ver a los santanderinos por aquí. Los días 24 ya no son lo mismo desde que ella nos dejó en 2012. Y, por mucho que pasen los años, siempre seguiremos mencionándola, no solo en Navidades. Era el pilar, pero los buenos recuerdos nos acompañarán siempre y sus frases también. De desagradecidos está el mundo lleno. ¿Qué es lo peor de los helados? Que se acaban. Esperad, os voy a poner una tapita. 

DSC_1228Justo ahora me acaba de llegar una postal desde Francia y me viene muy bien para añadirlo a mi resumen del año. Y esto no deja de darme la razón. A pesar de la distancia hay amigos que siguen ahí.

¿Deseos para 2015? Pues pediría que algunas cosas siguieran tal y como están y otras tomasen un rumbo totalmente diferente. 

Suerte a todos los que ya han decidido qué dirección tomar y no olvidéis que, nunca se da un paso atrás por muy diferentes que sean los rumbos a tomar.


Salud, dinero y amor para todos (los que me leen y Kobu :-P).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s