¿Si quieres puedes?

Querer escribir y no poder. Intentarlo y dejarlo en varias ocasiones. Coger un papel y un bolígrafo. Tirar uno, dos, tres borradores. Hacer lo mismo con mi ordenador. Frustra.

¿Tiempo? Ahora infinito. Demasiado yo diría. Prefiero no tener tiempo porque aunque no lo tuviera lo sacaba de debajo de las piedras, quizás después de clases, quizás después ver una serie. Tal vez tan solo le dedicaba una hora o dos y las palabras salían a relucir por sí solas. Ahora tengo tiempo. Lo tengo y no lo tengo. Siento que se escapa y no hago nada. Tantas cosas por hacer y tantas por descubrir pero ahora el vaso está medio vacío. Es una de las peores cosas. Quisiera escribir una historia, pero no una cualquiera, volver a escribir mi historia, como aquella que escribí durante ocho meses. Tenía cosas que contar y lo disfrutaba. Ahora mi estado anímico no me permite escribir. Suelo tener mil y una historias en mi cabeza, ficticias, otras más reales, historias románticas, dramas…Tengo esa sensación de querer sentarme y escribir, empiezo pero tengo que borrar de nuevo. Necesito un cambio. Una bofetada. Una nueva puerta. 

Pero lo peor de todo llega cuando te preguntan ¿qué quieres hacer? Llevo tiempo preparándome esta respuesta, haciéndola solo mía pero ahora es abstracta. Muchos pensamientos se me pasan por la cabeza. Ya no sé lo que quiero. Ya no lo sé. El querer y el poder luchan a ver quién puede más. ¿Cómo estás? “Bien”. Tú y yo sabemos que si respondes solo eso no estás bien.

A veces quisiera aproximarme a ese acantilado, mirar abajo y descubrir qué se esconde. Qué viene después. Pero ahora ese acantilado se me hace enorme. Tendría que seguir subiendo pero hay demasiadas piedras por el camino. A veces reluce un rayo de luz pero es uno entre tantos días lluviosos. Todo es cuestión de tiempo pero soy muy impaciente. Somos muy impacientes. 

Necesito una nueva aventura. Necesito que mi vida vuelva a girar y existan motivaciones y nuevas ilusiones en mi vida. Seguir aprendiendo pero sin desviarme, sin tener que seguir “la norma”, lo impuesto.

Quiero desprender las alas y volar alto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s