Al otro lado del Atlántico

Eva Malia es una psicóloga de treinta y siete  años que hace quince decidió dar un cambio a su vida y se fue a vivir a los EE.UU.  Debido al tiempo que ha pasado fuera de España, cuando habla en español, duda un poco sobre ciertas palabras o si éstas existen en su idioma materno. En primer lugar, estuvo viviendo en Salt Lake City, hasta que hace dos años cambió de ciudad, y hoy se encuentra viviendo en Providence, Rhode Island, junto a  su marido, Matt Westgate.

Ella decidió marcharse porque pensaba que los Estados Unidos era un país inmenso,  lleno de diversidad, con muchas oportunidades y donde “uno puede elegir su vida, ser un individuo y desarrollarse como persona”.  Pensaba que EE.UU. era un país mucho más avanzado para todo ello y alcanzar de este modo sus metas.

Antes de cruzar el charco no había estado nunca en el extranjero con ningún tipo de beca ni tampoco había trabajado antes en su vida. Ir allí fue dar un giro de 180 grados. “Yo fui a EE.UU. y no tenía nada, no tenía una carrera, no sabía escribir a máquina, no sabía  manejar Internet, tampoco sabía hablar inglés, o sea, que me fui sin saber mucho. Todo lo aprendí allí, en el sitio. Sí estuve tres o cuatro años en la Escuela Oficial de Idiomas (EOIde Chiclana pero mi inglés aun así no era muy bueno y especialmente porque el inglés que estábamos estudiando aquí era con acento  de inglés entonces cuando fui a Estados Unidos notaba una gran diferencia así que tuve que empezar de nuevo a escuchar a la gente”. 

Eva también comenta que nunca se ha encontrado sola, a pesar de encontrarse a más de 5.000 kilómetros de su familia. 

Eva sonriente Durante la entrevista

Durante la entrevista a Eva Malia

Ella se sintió acogida, las personas que conoció le dejaban cometer errores  cuando hablaba, le apoyaban bastante, incluso le dijeron que tenía un buen acento inglés, aunque ella al principio dudase de ello. Lo mismo dice que le ocurrió en la facultad de psicología, “los profesores te apoyan hasta el final y parece que te cuidan, te sacan lo mejor que tienes y te ayudan a desarrollar tu autoestima”. 

A pesar de ser una joven atrevida y con un pensamiento claro, antes de comenzar su viaje empezó a estudiar derecho en España pero  la dejó en el segundo año, ya que no le convencía. “Empecé varias carreras pero no me gustaba nada de lo que había aquí, sólo estaba empresariales, derecho o informática en Cádiz, y bueno, mi padre no quería que me fuera a Sevilla  a estudiar lo que yo quería así que me quedé aquí. Ya después cuando me fui a los EE.UU. dije que no quería estudiar nada de lo que había estado haciendo. Quería explorar el mundo y me metí en clases de francés porque pensaba que si podía aprender un idioma, ¿por qué no iba a aprender dos? Me lo pasé muy bien, leía libros, estaba haciendo muchas narraciones, análisis, me llevaba muchas horas en la biblioteca. El francés ahora lo leo mucho mejor de lo que lo hablo, lo más difícil para mí es entenderlo cuando alguien lo habla pero la lectura  tan bien como si fuera español, es muy parecido”. 

Eva habla sobre las diferencias culturales

Respecto a las diferencias culturales entre España y Estados Unidos, ella destaca que “allí existe la individualidad, lo más importante es ser un individuo, desarrollarte como persona con tus propios gustos,  con tus propias ideas, tu manera de vivir, el estilo de vida que tú eliges. Allí no hay mucho control social. Se supone que cada persona debe desarrollarse por sí misma desde muy pronto, desde que son muy jóvenes, así que no existe mucho control social en cuanto a eso”.  

Matt Westgate es americano y es un empresario  de tecnologías que se dedica a hacer páginas web entre las que se encuentra la NBA. Él piensa que el espíritu de aprender otro idioma como requisito indispensable no lo precisan los americanos puesto que saben que el idioma primordial es el inglés y que todo el mundo quiere y necesita hablarlo, por lo que no ve necesario aprender otra lengua.  Sin embargo, sí que hay personas que estudian otros idiomas en academias pero más que por viajar a otro lugar y conocer la lengua. Lo aprenden para que cuente en su expediente. 

El panorama actual en España está marcado por la crisis, los recortes, los despidos, entre otras cosas, pero Eva aconseja a los jóvenes que se vayan a probar suerte al extranjero y que, sobre todo, luchen por sus sueños y por todo aquello que quieran. Ella lo hizo y hoy se encuentra muy feliz en Providence aunque no puede negar que le guste venir de vez en cuando al sur de España ya que es aquí donde tiene a su familia y como confiesa, a pesar de ser feliz al otro lado del Atlántico, echa de menos el sur.  También agradece cómo han ido evolucionando las tecnologías para así estar más en contacto con los suyos. “El Skype, el Facebook, etc., han marcado una gran diferencia en mi vida porque me han permitido comunicarme con mi familia y gente querida sin ningún problema. También tengo continuo acceso a las noticias de mi país y del mundo. Cuando me mudé a los EE.UU. hace ya 15 años, estos privilegios no existían como hoy, y la distancia a España parecía muchísimo más larga”.

En búsqueda de oportunidades

Eva y Matt también están de acuerdo en que, en Estados Unidos, más que buscar una carrera universitaria, lo que se busca es el talento, la valía de la persona y no los títulos académicos. Además, Internet es una herramienta para buscar muchas oportunidades de trabajo, y Eva enfatiza al decir que “si de verdad trabajas en lo que te gusta, al final no se trata de trabajo, pues te sientes tan a gusto haciendo lo que haces que no lo tomas como trabajo”.

Es cierto que en EE.UU. anteponen el trabajo a otras cosas, “allí si no encuentras lo que quieres en un lugar te mudas a otro sitio, no importa, por lo que no significa que todo en EE.UU. sea perfecto, hay muchas cosas que se sacrifican. A veces es la familia lo que se sacrifica, los valores de familia no son tan buenos como lo son aquí. En cuanto a oportunidades de trabajo sí que están más avanzados pero en otros aspectos  están más deficientes”. 

Eva y Matt durante la entrevista

Eva es un ejemplo de joven emprendedora que, sin saber nada del país al que se dirigía, tomó las riendas de su vida y dio un vuelco a todo lo que había hecho hasta entonces. Dejando miedos y temores a un lado, cogió la maleta y se marchó nada más y nada menos que a Estados Unidos, lo que suelen llamar algunos “el sueño americano”, por lo que se armó de valor y fue a buscar algo que no encontraba en España, algo que ha llenado su vida y que hoy por hoy le hace muy feliz. Ella se mostró muy entusiasmada contando sus aventuras y lo feliz que se ha encontrado en todo este tiempo debido a la buena acogida que tuvo al otro lado del Atlántico. También piensa que hay que arriesgar para conseguir lo que uno quiere y que “sin fracaso no hay éxito”. 

Fuentes

Textos: Propio usando los siguientes documentos online:

Fotos: Propias subidas a mi cuenta de Flickr.

Vídeos: Propios subidos a youtube.

3 pensamientos en “Al otro lado del Atlántico

  1. Es un claro ejemplo de superación, una persona ambiciosa que ha conseguido lo que ha querido persiguiendo un sueño. Es envidiable, su actitud no la tiene cualquiera. Hay personas que aún con dificultad aquí, en su país de origen, no se esfuerzan por salir fuera e intentar conseguir trabajo en otro sitio, se encierran en su mundo y no ven más allá de la frontera y ya no sólo de su país sino de su ciudad. Yo soy contraria a esa opinión, pienso como Eva y que más allá hay todo un mundo por conocer, y ella ha encontrado su sitio allí, quién sabe, igual sales de tu país y descubres que te sientes más cómodo en otro, no se sabe si no se prueba. Debemos de aprovechar ahora, cuando somos jóvenes, para descubrir nuestro sitio, dónde y cómo nos gustaría vivir, tener opción de elegir. Así nos sentiríamos algo más libres.
    Excelente artículo.

    Me gusta

  2. Interesante artículo Cristina. La experiencia de una chica joven con ilusiones y ganas de trabajar es un importante incentivo para tantos jóvenes que se encuentran, en una situación de incertidumbre y deseos de abrirse paso en la vida, dura es la vida lejos de los tuyos pero hoy los jóvenes se mueven con mucha facilidad, ya que las distancias siendo las misma de siempre, sin embargo ls medios son mejores´
    Muy buen articulo.

    Me gusta

  3. ¡Gran artículo! Eva transmite un espíritu muy positivo y cargado de ilusiones y ganas de vivir. Y, sobre todo y lo más importante, deja claro que el afán de superación es algo que le caracteriza y que, sin eso, no debemos vivir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s