25 años con las Becas Erasmus

El Erasmus se ha convertido en una alternativa para miles de jóvenes en la Unión Europea para conocer otros países, la diferencia cultural que existe y,  lo más importante, conocer otro idioma para adquirir otros conocimientos lingüísticos. Los universitarios antes de acabar sus licenciaturas o el grado quieren ir al extranjero para vivir esta experiencia que muchos estudiantes describen como “única”.

Este programa de intercambio de estudiantes cumple  25 años con España como destino favorito para los universitarios europeos y también como el país que más estudiantes envía a otros países de la Unión Europea. El programa, desde 1987, ha facilitado que tres millones de jóvenes hayan podido ir al extranjero para mejorar sus competencias lingüísticas, sus capacidades  y su perfil y preparación laboral, puesto que, para solicitar cualquier trabajo, es exigible tener un  mínimo de idioma, ya que muchas empresas demandan el nivel intermedio (equivalente al B1 en el Marco común Europeo de Referencia). Los estudiantes que pueden participar en este tipo de becas son los que pertenezcan a los países miembros de la Unión Europea y también a otros como Croacia, Turquía, Noruega, Suiza y Liechtenstein.

Mª José Reyes finalizó sus estudios (Doble Licenciatura de Medio Ambiente y Ciencias del Mar) el año pasado y en el curso 2009/2010 estuvo con la beca Erasmus en Siena (Italia). Según afirmó, “a nivel cultural me ha aportado muchísimo, me vi inmersa en una cultura distinta, aun así Italia se parece a España y por eso no me costó tanto adaptarme a mi nueva vida allí”. También dice que cumplió sus objetivos a nivel académico ya que aprobó las nueve asignaturas que llevaba para el curso. “También me tuve que adaptar al sistema educativo de allí, que a grandes rasgos, en lo que más se diferencia de nuestro país es en la forma de hacer los exámenes, casi todos se hacen de forma oral, con la consiguiente dificultad añadida, el idioma”. Aunque como también comentó “no es un idioma difícil, y que, aunque no tuviese buenos conocimientos previos, no tuve problemas en entenderme con la gente”.

Estas becas, a pesar de tener un fuerte componente de aprendizaje, también van acompañadas de su parte lucrativa, ya que, al cambiar de país, un brazo importante del Erasmus es la interrelación con los demás estudiantes, y las salidas y venidas dentro del país o hacia otros lugares es algo inevitable e imprescindible para continuar conociendo mundo.

Mª José cuenta que tenía poco tiempo para aburrirse “casi todos los días eran de fiesta, salía muy a menudo, conocí a bastante gente, es una experiencia que te sirve mucho para relacionarte. Y de vez en cuando organizábamos viajes, al principio alquilamos un coche y nos lanzamos a la aventura en un par de ocasiones por pueblos de la misma Toscana, como Arezzo, Montelpulciano, Pisa… Iba muchísimo a Florencia. Y también viajes más lejanos, como a Amsterdam, Masstricht, Cerdeña, y por el sur de Italia a Napones, Roma, Pompeya, Capri…

Viajes de Mª José Reyes durante su Erasmus

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando un estudiante se marcha con este tipo de becas, no sólo visita el país donde va a cursar su carrera sino muchos lugares más, al mismo tiempo que va haciendo cada vez más suyo el país destino, pues es allí donde va a pasar un año (o los meses correspondientes) y es donde va a crear un vínculo con otros estudiantes procedentes también de distintos países.

Sonia Camacho, estudiante de ingeniería química, se encuentra este curso estudiando en Inglaterra, en  la Universidad de Birmingham, donde dice que es muy feliz y está muy contenta con estar viviendo esta “magnífica experiencia”. Estas becas fomentan la amistad, la tolerancia y el respeto, y es por ello por lo que este fenómeno social  fue galardonado con el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2004, por ser un elemento cohesionador entre la juventud y los habitantes de toda Europa.

 

La joven sevillana comentó que al principio notaba una gran diferencia con respecto al nivel de inglés que  pensaba que tenía pero poco a poco, gracias a las ayudas ofertadas por la Universidad y por demás personas fue progresando en el idioma. “En la universidad de destino cuentan con clases gratuitas de ingles que nos ayuda a progresar y la gente también te ayuda a entender las cosas que no comprendes del todo, tanto profesores como compañeros”.

Por otro lado, Jesús Caro se encuentra actualmente finalizando su último curso de periodismo en Lublin (Polonia), y como buen observador de la realidad, dice que la gente piensa y siente más o menos igual en todos sitios, “quieren ser felices y ayudar cuando pueden. Esa es la mejor arma contra estereotipos. Si ya lo era antes, ahora me siento aún más ciudadano europeo; porque este continente, con su enorme riqueza de culturas, pueblos e historia, es especial”.

Y es que no hay que irse tan lejos para poder disfrutar de una grata estancia en un país extranjero. Europa es un continente muy vivo, con mucha  cultura y con muchos rincones bellos de explorar. Italia, Inglaterra y Polonia son sólo tres ejemplos de países destinos  por donde miles de estudiantes quieren pasar  (y han pasado) para vivir fabulosas experiencias que te llevarán a conocer a muchas personas increíbles.

Erasmus en peligro

Ahora  la continuidad en el tiempo de estas becas está en el aire, ya que han sido varias voces las que han puesto en entredicho las capacidades de la economía para sustentar estas becas.  Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), “los representantes del Parlamento Europeo abandonaron el martes pasado las negociaciones de último minuto sobre el presupuesto comunitario de 2013 por la negativa de los Gobiernos a aportar más fondos -un total de 9.000 millones- para pagar las facturas pendientes este año de Erasmus y los fondos regionales. La falta de acuerdo obliga a Bruselas a presentar nuevas propuestas y pone en riesgo hasta 1.500 millones de euros de fondos estructurales para España”.

Según la Agencia EFE, “la Unión Europea dejó en el aire la continuidad de la financiación del programa Erasmus, que necesita 90 millones de euros más de los presupuestados en 2012 para evitar caer en impagos, al fracasar definitivamente las negociaciones sobre las cuentas comunitarias del próximo ejercicio”.

Así, Fidel Corcuera, Catedrático de Filología Francesa y embajador ERASMUS para las universidades españolas ante la UE lo explicaba a Rtve.

¿Supondrá esto el fin del Erasmus?

Las Becas Erasmus a punto de quedarse sin fondos:

De este modo, el futuro de unas becas que comenzaron con un fin educativo aún se encuentra en una nube borrosa que da miedo mencionar y  la situación se agrava aún más con los Nuevos Planes del Ministerio, ya que se recortará hasta un 60% en el año 2013 (21,5 millones de euros menos que en el año actual).

Fuentes

Textos: Propio usando los siguientes documentos online:

Fotos: Algunas propias y otras cedidas por María José Reyes. Están subidas directamente a wordpress. 

Vídeos: 

 

2 pensamientos en “25 años con las Becas Erasmus

  1. Pingback: Experiencias que cambian la vida | Conociendo mundo

  2. Pingback: La otra cara | Conociendo mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s